Esperamos Tu Pronto Regreso Señor

COLOQUIO DE AMOR DIVINO ENTRE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Y  SU HIJA AMADA LUZ DE MARÍA

21 DE OCTUBRE DEL 2011

Hermanos (as), en la Unidad de la Santísima Trinidad:

He recibido esta Palabra Divina, y no siento que me la deba dejar para mí, mientras el mundo se ahoga en su propia despreocupación.

Como bien lo reitera Nuestro Señor Jesucristo, no es el causar temor lo que nos mueve para atraer almas, ni lo que nos mueve a compartir esta Palabra, sino el que todos conozcamos ese Amor que guarda la Trinidad Sacrosanta para con nosotros, la humanidad.

Si cada uno clamara al Cielo por ayuda, y no negara lo que no deberíamos negar, si cada uno se arrepintiera en lugar de aprovecharse de la Misericordia Divina para pecar, si cada uno en lugar de pretender limitarle al Cielo el poder sobre todo lo creado, lo reconociera, si el hombre no continuara sumido en la degeneración… ¡Qué diferente sería nuestro futuro!

Si no nos masacráramos unos a otros, no sólo físicamente sino en el espíritu, con luchas vanas que no conducen a nada, sino solo a la desunión de los hijos de Dios. Si dejáramos de sentirnos dueños de los grupos evangelizadores, dueños del Pueblo de Dios y si dejáramos de dividirnos… ¡Qué diferentes seríamos!

Un Jesús amante de Su Pueblo, que mira la terquedad humana, que mira que Su Pueblo no despierta. Un Dios que ve que Su Pueblo le humilla, que le ultraja, que le profana….

Siento que éste es de los pocos llamados urgentísimos para que el hombre no continúe, olvidando que Dios es Dios y nosotros Sus criaturas.

Un llamado a la Iglesia para que los Pastores cuiden de su rebaño, y le hablen del pecado que sobreabunda, y de las múltiples máscaras con que éste es disfrazado por las  grandes  transnacionales  y los mismos gobiernos.

El Señor pide un instante de valentía a Su Iglesia, y que se llame al pecado, pecado y no de otra forma.

El Señor pide a los padres y madres de familia un instante de valentía para iluminar a nuestros hijos, para que no se pierdan. Un instante de lucidez al ser humano para que haga un alto en el camino. Y a quien no le parezca la Palabra del Señor, que recapacite y rece, que se salga de su propia miseria, e inicie un cambio radical, recordando, que no existe pecador arrepentido al que Jesús  no le abra Su Corazón.

En esto radica el gran MISTERIO DEL AMOR INFINITO DE DIOS, y por eso el hombre no lo comprende.

Mi amado Jesús amablemente me ha compartido Sus Divinos sentimientos y me ha dicho:
Los medios que di al hombre para su supervivencia los ha usado mal convirtiéndolos en un medio de autodestrucción, no sólo físico, sino moral y por ende espiritual.
La nube de la violencia se esparce por todas las Naciones. Y éstas a su vez, rechazan la obediencia y la pureza, acarreando el dolor a cada Región, a través de medios naturales. El agua mantiene un gran significado en la historia de la humanidad. El agua purifica, y  en este instante purifica también a la humanidad, para que una vez lavado lo más posible el pecado de la Tierra y llevándolo  a sus entrañas, se puedan gestar los hechos decisivos a los que Me voy a referir:
La humanidad espera un ser que diga: “yo soy el anticristo” y que se proclame a sí mismo como el anticristo.  Esperan a que aparezca haciendo prodigios. Pero los prodigios ya los está ejecutando poco a poco mediante todas las metodologías modernas, como la tecnología, la ciencia mal empleada, la energía nuclear, los proyectos para destruir el planeta y la alteración de la biología humana.  Ha utilizado a los  gobiernos poderosos para crear sus redes y estrategias para manipular a las masas, acercándolas cada vez más a la guerra.  Su más grande aparición ha sido  llevar a cabo su plan de anularme de todo lugar y cerrar Mis Templos. La siguiente estrategia, será cerrar Mis Santuarios y lugares de aparición de Mi Madre Santísima.
La humanidad ha sucumbido en la negación espiritual, en la negación de Mi Entrega y de Mi Cruz. Los vicios de esta generación no se combaten con armas físicas. Éstos deben ser combatidos con la oración, la penitencia, el ayuno, el ofrecimiento, los Sacramentos  y el Santo Rosario.  En este instante la batalla es espiritual, no de armas.
El mundo vivirá de angustia en angustia, el calor será llevado a donde hacía frío y el frío a donde hace calor. Los animales, al cambiar sus costumbres y morir de improviso, pondrán a pensar al hombre, pero los hombres se quedarán sin mirar la realidad.
Gran parte de la humanidad seguirá de cerca los acontecimientos que suscitará el mal. En el furor del momento se verán envueltos en las seducciones, y como autómatas seguirán a las masas, incorporando a su vida el sello del maligno, en  una humanidad irreconocible, desgastada y envejecida.
El viento contaminado llevará muerte. Mis hijos padecerán carestía, la que no sería tan funesta si existiera más fe y se abrieran al auxilio de Mi Casa.
Mi Madre peregrina sin descanso, y Sus llamados no son escuchados, sino burlados y perseguidos.  El anuncio del Aviso causa risa a algunas criaturas humanas, pero esto, hijos, es una verdad, como verdad es la Palabra de Mi Madre que proclama los decretos Trinitarios.  Cuando esto suceda, aquellos que se burlaron de este Decreto Divino, sentirán consumirse en su propio pecado. Les hemos llamado a concientizar en la seriedad del instante en que se mueven. Pero como aquellos que se burlaron de Noé, así gemirán.
El Aviso, cósmico y espiritual, no se hace esperar, y se dará a cumplimiento. Invito a Mis fieles Sacerdotes a llamar a sus ovejas a recapacitar y a reconocer y evitar con cuidado el pecado que hunde, esclaviza y lleva a la muerte eterna.
¡Cuántos darán explicaciones muy científicas, una vez pasado el Aviso… y continuarán en el mal! Será necesario, entonces,  un nuevo escarmiento para que el hombre no se pierda más.
La fe de Mis hijos será probada y Mis Legiones Angélicas acudirán presurosas a rescatarles.  No les dejaré, no les dejaré solos, Me mantendré junto a los Míos.
Todo instante se ha acortado, preparando Mi Segunda Venida. Vendré con gloria y majestad, con todo Mi Poder, con Mis Legiones… Los Cielos se estremecerán, la tierra se moverá, las aguas se agitarán, anunciando Mi Venida a toda la Creación, a toda la Humanidad.
Todo lo que existe en los Cielos, en la tierra y debajo de la tierra, en el mar y debajo del mar, los astros y todo lo visible e invisible: SABRÁ QUE EL REY VIENE.
Les llamo a  proclamar Mi Nombre, a amar a Mi Madre, a ser bendición en la tierra para sus hermanos y para todo lo creado.
La humanidad no persevera en la fe ni en el amor al prójimo y causa gran dolor a Mi Corazón y al  de Mi Madre.
Mi Resto Santo será victorioso conducido por Mi Madre.  Mi Iglesia triunfará y purificada desde arriba hacia abajo y desde abajo hacia arriba; será renovada. El mal  no prevalecerá ante Mi Iglesia. El justo vivirá para siempre, vendrá a Mi Mesa a cenar Conmigo.
Tu, hija, repara, repara y únete a Mí en Mí Pasión para que unidos, seamos un solo eco de Amor por toda la humanidad. Ven a Mi Cruz y en Ella reparemos por los pecados de todos los hombres.
BENDITO SEA EL NOMBRE DEL SEÑOR QUE HIZO EL CIELO Y LA TIERRA.
 
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: