Esperamos Tu Pronto Regreso Señor

Mensaje de Nuestra Señora – María, Llena de Gracia
El Advenimiento del Nuevo Mundo – Palabras de Nuestra Señora
el tiempo de preparación para la purificación de la humanidad
1 de enero de 2012 – Fiesta de la Santa Madre de Dios
Queridos hijos, hoy en el día del Señor, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Unidos a las Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo.
Mis hijos, todos vosotros que hoy hacéis homenajes a Mí en este lindo día, que también es dedicado a la Paz mundial, Yo os agradezco desde el fondo de Mi Corazón Inmaculado. Estoy muy feliz con vosotros, cuando Me llamáis Madre de Dios.
Sepan Mis hijos, que Dios Me escogió para ser Su Madre y vuestra también, esto es para Mí la mayor riqueza. Yo Lo amo por encima de todo y los amo a vos también Mis pequeñitos. Estoy con vosotros hoy en esta batalla contra todo lo que os aparta de Dios y deseo mucho que todos Mis hijos salgan victoriosos.
Estoy en el mundo para cumplir Mi Misión junto con todos Mis hijos, ampararlos, protegerlos de los peligros.
El Espíritu Santo Me cubrió de Luz y Yo aquí estoy para esta jornada final de la humanidad. Este es el momento en que Dios va a transformar el mundo, hacer el gran cambio que a pesar de muchos sufrimientos, también vendrá la hora de la gran alegría del encuentro de Jesucristo.
El vendrá, ya podéis sentir que está cerca el día del regreso.
Hoy el mundo habla de Paz, pero todavía no la conoce, es necesario recordar, es necesario prepararse para conocerla, Ella es la Salvación.
Por esto sois llamados a la conversión, no habrá paz para quien no se convierta.
Mis hijos, la Santa Palabra de Dios hoy os lleva a meditar sobre la Paz que el mundo tanto espera y sobre el momento sublime cuando Yo y José, con Jesucristo recibimos las primeras visitas en la gruta, los pastores que estaban cerca, vinieron a adorar al Salvador del mundo.
Hoy, en este día dedicado a Mí, agradezco a tantas personas que tienen un fuerte amor por Mí, esta Madre que no duerme y permanece siempre preocupada de ayudaros. Sé que vos estáis en gran peligro y es por esto que os alerto de día y noche.
El Señor Me envió a anunciaros por medio de tantos mensajes divulgados por el mundo, por hijos que fueron llamados para ser instrumentos en este final de los tiempos.
El Señor os alerta, este año que comienza habrá acontecimientos que dejaran a la humanidad muy abrumada. El mundo no está preparado todavía para comprender. El hombre necesita acercarse más a Dios con urgencia.
Dios ya dio tantas señales, pero no fueron consideradas por el hombre como una alerta.
Es necesario que vuestros corazones se unan al de Dios.
El mundo está a las puertas de una gran devastación.
Este tiempo ya comenzó, no hay nada más que hacer, solamente rezar, pedir el perdón a Dios y esperar en Su Misericordia.
Vean Mis hijos, cuánto he llorado Sangre en el mundo entero, especialmente aquí en Brasil, porque aquí está siendo alertado con mayor número de mensajeros, de apariciones, de señales.
Yo os pregunto: Mis hijos, ¿será que en Brasil no está corriendo gran peligro? Meditad. En verdad Yo os digo, Brasil corre un peligro muy grande y vos no podéis imaginar, porque todo parece muy tranquilo, a pesar de las tragedias provocadas por las lluvias e incendios. Pero, vos estáis pensando que estas cosas suceden sólo en las afueras y en el oriente “Aquí no, aquí vive un pueblo acogedor, nada nos puede suceder.”
Mis hijos, vos estáis en el tiempo del fin del pecado, nadie sabe cuál país es más pecador, lo que viene para el mundo entero es para acabar con el pecado de la humanidad. Es para acabar con el poder satánico sobre todo pecador. Todos necesitan salir del dominio Satánico.
Dios quiere limpiar al mundo de todo mal que lo domina.
Muchos hijos ya no tienen paz porque el peso de la conciencia es mucho, el aborto es el peor crimen y la causa del castigo, es la idolatría al pecado, el precio de la desobediencia saldrá a la luz, la humanidad está perdiendo sus valores, está cayendo y no está consiguiendo permanecer de pie.
Por esto la corrección de la causa que os lleva a caer está comenzando y ella comienza con gran sufrimiento. O el hombre regresa a Dios, o Dios va a buscarlo, El sabe cómo es que la humanidad regresa.
Vos sabéis ya que lo que está faltando al mundo para mejorar es la Paz. Hablar en paz es fácil, pero poseerla depende de conciencia limpia.
Dios quiere que todos Sus hijos tengan la Paz y como ellos no saben buscarla solitos, El Me envió para ayudaros.
La ayuda que os traigo es siempre una invitación a la conversión para el hombre convertirse, él necesita acoger las Palabras que vienen del Cielo. Son enseñanzas para el hombre pedir a Dios lo que necesita, pero no podéis olvidar lo que vos necesitáis ahora es de fuerza, coraje, fe, esperanza y buena voluntad de practicar la caridad.
El mundo está tan apegado al egoísmo, la idolatría, a sí mismo que hasta para dar un pedazo de pan al hermano que está con hambre, él necesita pedir coraje a Dios. Sin ayuda de Dios él no consigue ser caritativo.
No podéis flaquear ahora que la hora será más dolorosa es como un dolor de parto. Va a nacer un mundo nuevo, todos esperan la hora.
De aquí en adelante lo que contribuirá para cambiar la mente humana son: la guerra mundial, el hambre, la sed, las dolencias extrañas y la pérdida de todas las cosas materiales, más allá de que todavía están guardados secretos a ser revelados. En el exterior el hombre recordará que pecó y pedirá perdón a Dios.
Pasará hambre y recordará que tiró comida en la basura y no le dio a nadie, no practicó la caridad. No amó a Dios ni amó a los hermanos. Por esto tendrá que despertar y prepararse para enfrentar las dificultades. O se arrepiente o pierde la Salvación.
Una gran parte pasará sed por causa de un cambio repentino en la naturaleza.
Nuca se vio tanta gente doliente en el mundo, la ciencia no sabrá explicar. Todo esto se esparcirá por toda la tierra.
Convertíos, convertíos, convertíos.
Es esto lo que os revelo hoy en este primer mensaje de este nuevo año. Vos no estáis preparados, preparaos, preparaos.
Rezad, rezad, rezad por el Santo Padre el Papa Benedicto XVI, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
Rezad por los ateos y paganos. Continuad cada día rezando más por la salvación de ellos.
Rezad, rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, preparaos, confiad en la ayuda de Dios. Todos ayudando al Santo Padre el Papa.
Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
Escuchad lo que Dios está revelándoos hoy en este día mundial de Paz. Pensad en buscar el perdón de Dios.
Las lluvias serán más fuertes en todo el país.
Todas las personas necesitan estar atentas.
Todos los pueblos rezad, rezad antes de que sea tarde.
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre del Jesús, el Salvador del mundo,
María, la Inmaculada Concepción.
Debéis meditar en el Santo Evangelio de hoy: Lc. 2:16-21.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: