Esperamos Tu Pronto Regreso Señor

Mensaje Mayo 17 de 2012

Mayo 17/2012
8:54 a.m.

Hijos amados: estáis a tiempo, volved a Mí.

Estáis a tiempo, convertíos de corazón y vivid mi Evangelio.

Estáis a tiempo, reconciliaos con vosotros mismos y con vuestros hermanos.

Estáis a tiempo, abrazad mi cruz y aceptad el sufrimiento de cada día como galardón de oro que os acerca al cielo.

Estáis a tiempo, arrepentíos de vuestros pecados y reparad por vuestras culpas.

Estáis a tiempo,  purificad vuestro corazón en el sacramento de los ríos de la gracia.

Estáis a tiempo, refugiaos en uno de los aposentos de mi Sagrado Corazón  y quedaréis a salvo del enemigo que os asecha.

Estáis a tiempo, volved a Mí, como hijos pródigos os quitaré los andrajos que lleváis puestos, os vestiré con ropajes nuevos.

Estáis a tiempo, emprended un camino de renuncia, de inmolación y de penitencia porque los dolores de parto ya han comenzado. Pronto la humanidad entera me verá aparecer como Rey supremo, Rey de todas las naciones.

Estáis a tiempo, os falta poco para que el mundo entre en profunda agonía, agonía en la que muchos desearán estar en lugar de los muertos.

Estáis a tiempo, acogeos a mi misericordia divina, la salud de muchos de mis hijos se empezará a deteriorar porque aparecerán epidemias y enfermedades nuevas.

Estáis a tiempo en escuchar mis llamados, no quiero perderos, no quiero que seáis trofeos de satanás.

Estáis a tiempo, invocad a San Miguel Arcángel, él os protegerá, él os defenderá de las asechanzas del enemigo; su espada celestial será lanzada contra satanás y sus secuaces.

Estáis a tiempo aún no ha llegado la hora final, formad cenáculos de oración, meditad los mensajes de mi Madre. El mundo necesita ser alertado y avisado.

Estáis a tiempo, acoged con humildad de corazón el detente de San Miguel Arcángel; quis sicut Deus, nemo sicut Deus, quién como Dios, nadie como Dios ahuyentará todo poder maléfico, seréis protegidos y arropados bajo la capa divina del ángel del último juicio. Quién como Dios, nadie como Dios será como un canto de victoria y derrota para el enemigo. Quién como Dios, nadie como Dios debilitará las fuerzas del espíritu del mal y os revestirá de gracia para el tiempo de la gran prueba. Quién como Dios, nadie como Dios os fortalecerá en la tentación e insidias del espíritu del mal.

Haced y difundid estos detentes, el demonio y sus secuaces no entrarán en los lugares donde se hallen expuestos; son armas celestiales que pongo en vuestras manos para que resistáis el gran combate.

Os amo y os bendigo.

Mayo 17/2012
10:42 a.m.

Hijos amados de mi divino Corazón, os sigo llamando a que pongáis vuestras esperanzas sólo en Mí, os sigo llamando a que hagáis algo por la salvación de vuestra alma, os sigo llamando para que dejéis vuestra vida de pecado y os convirtáis de corazón a Mí.

Escuchad los llamados angustiosos del Corazón agonizante de Jesús, dejadme que estampe e imprima en vuestro corazón mi divino rostro maltratado y ensangrentado por el pecado de los hombres, quiero que experimentéis dolor y arrepentimiento por todas las veces que flagelasteis y azotasteis mi cuerpo santísimo.

Quiero que sintáis el gran amor que os tengo, os perdonaré siempre, os lavaré y os purificaré en mi sangre preciosa para que quedéis con alma limpia, con corazón puro. No os dejéis seducir ni engañar por satanás, el pecado trae consecuencias nefastas para vuestra vida, el pecado es veneno que os lleva a la muerte eterna.

Con lágrimas en mis ojos y con mirada triste os pido que volváis a Mí, si supierais el sufrimiento y el tormento que experimentan las almas condenadas, hoy mismo confesaríais vuestros pecados y daríais muerte al hombre viejo.

Con lágrimas en mis ojos y con mirada triste os llamo a besar y a adorar mis sagradas llagas, en ellas sentiréis fuerzas para resistir a las asechanzas del demonio, en ella sentiréis fuerzas para no caer en la tentación.

Con mi cuerpo azotado y flagelado por la maldad de los hombres os pido que carguéis con amor la cruz de cada día, comprended que el sufrimiento os acerca a Mí, os asemeja a Mí.

Con mis manos perforadas por los clavos de la cruz os bendigo para que mi luz divina penetre vuestro ser y os haga sensibles a mis llamados angustiosos, ablande la dureza de vuestro corazón y os lleve a una conversión perfecta y transformante.

Con mis pies sangrantes camino tras de vosotros como ovejas perdidas, os quiero llevar sobre mis hombros malheridos y daros a beber  del agua viva, daros a comer del alimento perdurable que os da vida eterna.

Con mi Corazón traspasado por dardos de desamor os estrecho en mi regazo paterno para que sintáis que no estáis solos, me he quedado con vosotros hasta la consumación de los siglos en todos los Sagrarios de la tierra.

Pronto, muy pronto llegaré a vosotros para instaurar mi reino de paz, de misericordia, de justicia.

Pronto, muy pronto la humanidad entera estará abocada a un nuevo y definitivo amanecer.

Espero que mis palabras hagan eco en vuestro corazón y os muevan a abrazar la cruz del Mártir del Gólgota y a adorar mi sangre preciosa profanada y despilfarrada por los pecados de muchísimos de mis hijos.

Recibid mi bendición de Padre, de hermano y de amigo en este día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: