Esperamos Tu Pronto Regreso Señor

¡TODO ESTÁ PLANEADO PARA DESESTABILIZAR LA PAZ!

AGOSTO 30 DE 2012 – 8:35 A.M.

LLAMADO URGENTE DE DIOS PADRE A LA HUMANIDAD

 

 

Heredad mía, pueblo de Dios, paz a vosotros.

 

La paz de los hombres está por terminar, un acontecimiento repentino cambiará los destinos de la humanidad.   La muerte de uno de los reyes de este mundo hará que la guerra se desate.  ¡Todo está planeado para desestabilizar la paz!.  Las  naciones se atacarán unas a otras, el caos se apoderará de la humanidad y una tercera parte desaparecerá.

 

Mi creación se vestirá de luto por la pérdida de tantas almas; el cielo llorará y la humanidad comenzará su calvario.  ¡Ay de ti, Jerusalén que no quisisteis escucharme; ¡Ay de ti, Israel, porque tu suerte está echada!.  Tus colinas serán ocupadas por tus enemigos y tus aliados no podrán defenderte.  ¡Tu hora ha llegado!.  Naciones más poderosas usurparán tu tierra y tus riquezas y el grito de guerra te hará estremecer.

 

¡Oh Jerusalén, le disteis la espalda a Tu Salvador y por tus calles corrió la Sangre de mi Unigénito.  Sangre inocente con la que cargaron ayer tus hijos y que mañana será tu desgracia y tu dolor.  Por ti, ¡Oh Israel, mi creación sufrirá!.  Tu ansia de poder y expansionismo se revertirá en contra vuestra.  En vez de cantos de alegría y júbilo por la victoria, vuestros hijos derramarán lágrimas por vuestra caída.  Escuchad de nuevo el lamento de mi Hijo: ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados!.  ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos como la gallina reúne a sus polluelos debajo de las alas y no has querido!.  He aquí que se queda desierta vuestra casa.  Os digo que ya no me veréis hasta que digáis: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! (Mateo 23. 37-39).

 

¡Oh Jerusalén, yaces desolada y triste, sumida en el abandono; los que ayer victoreaban tu nombre, hoy yacen en el polvo, son olvido!.  Todos te han dado la espalda y te han entregado en manos de tus enemigos.  ¡Entonad naciones un cántico plañidero por aquella que ha dejado de ser la hija de mi pueblo!.  Todo lo pasado vuelve a repetirse: la humanidad se mueve entre alegrías y tristezas; nada es eterno en este mundo pasajero, lo que ayer fue, hoy ya no existe.

 

Todo mortal es hierba, toda su gloria como flor del campo.

La hierba se seca, la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece por siempre (Isaías 40. 6,7,8).

 

Os digo mortales, que la grandeza de mi misericordia está por dar paso a la grandeza de mi justicia. No perdáis más el tiempo en las vanidades de este mundo; recogeos cuanto antes en oración y pedid por la salvación de vuestras almas, porque la hora de mi justicia divina está tocando a la puerta.  Quedad en paz, hombres de buena voluntad.  Vuestro Padre, Yhavé, Señor de todas las naciones.

 

Dad a conocer mis mensajes, en todos los confines de la tierra.

 

Enoch.   Favor citar la fuente de los mensajes:    www.mensajesdelbuenpastorenoc.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: