Esperamos Tu Pronto Regreso Señor

23 nov 2012 A Mis amados sacerdotes y siervos sagrados: no temáis a Mi Palabra

A Mis amados sacerdotes y siervos sagrados: no temáis a Mi Palabra

Viernes 23 de Noviembre, 2012  a las 21:45 hrs.

Mi muy querida hija, la persecución en contra de Mis profetas y visionarios ahora se intensifica como oposición al aumento de los mensajes.

Os digo a vosotros, y especialmente a Mis queridos sacerdotes y siervos sagrados:  no temáis a Mi Palabra. El miedo y la incertidumbre que estáis experimentando no provienen de Mí. Si no provienen de Mí, entonces debéis preguntaros a sí mismos ¿de dónde provienen?

Mi Santa Palabra siempre fué puesta en contra.

Durante Mi tiempo en la tierra, los sacerdotes de la época, los Fariseos, hicieron todo lo posible para discutir Conmigo. Lo intentaron, en cada oportunidad, para hacerme caer, haciéndome preguntas, planeadas para hacerme contradecir a la Palabra de Dios, pero fracasaron.

Permanecí en silencio cuando trataron de hacerme responder a las preguntas que ellos sabían que Yo no estaba preparado para responder.

Vosotros véis, que  a pesar de que practicaban su religión, realizando muchas ceremonias elaboradas, engalanados con ropas caras, a ellos les faltaba una cosa. Ellos no poseían una onza de humildad porque, equivocadamente creían que, debido a su oficio como siervos sagrados estaban por encima de sus hermanos.

Hablaron, predicaron y se presentaron en lugares abiertos, como profetas, de la Santa Palabra de Mi Padre. Sin embargo, no entendían realmente la promesa hecha por Mi Padre, ni las lecciones que Él les dió a través de los profetas. No pudieron aceptar que el tiempo de la venida del Mesías prometido estaba teniendo lugar dentro de su propio tiempo.

Ellos creían que este evento se llevaría a cabo en el futuro.

Se sentían confundidos por Mis respuestas, Mis enseñanzas y la vida sencilla que Yo llevé. Sin embargo, se sentían atraídos hacia Mí y volvían, una y otra vez, para desafiarme.

Pues se sentían amenazados a causa de Mi conocimiento de las cosas espirituales, un hecho que ellos no podían negar.

Ellos me atormentaron. Respondí a sus preguntas, de acuerdo a la Santa Voluntad de Mi Padre. Después permanecí en silencio cuando en un estado de ira, señalaron con sus dedos en Mi contra.

A pesar de su proclamado conocimiento de la Palabra de Dios, cayeron en la trampa tendida por el engañador. Creían que su conocimiento era superior al Mío.

La jerarquía de niveles de la iglesia que crearon, era como una monarquía real. El rey que ellos honoraban, no era Dios, sino a sus propios reyes, designados por ellos. El nivel superior tenía poca comunicación con los siervos humildes que administraban sus tribus. Ya que al hombre pobre y humilde, ellos le tenían poco tiempo.

Cómo han ofendido a Mi Padre!  Cómo me han torturado!  Ellos tenían en sus manos la sangre de muchos, con todo, se las arreglaron para que ante la vista de todos, se mantuvieran limpias.

Su educación significaba que ellos creían que sólo ellos podían interpretar correctamente las Sagradas Escrituras. Mi Palabra fué tratada como herejía.

Lo mismo es la Verdad de hoy día. Muy pocos de Mis siervos sagrados están preparados para Mi Segunda Venida. Su certificación (autentificación) como Ministros Sagrados en Mi Iglesia puede crear división, que Yo no he autorizado.

Estos eruditos en teología con muchos años de preparación no comprenden Mis Enseñanzas, ni las profecías o la manera en la que hablo.

Para aquéllos de vosotros que cuestionáis Mi Palabra o tratáis de crear disparidad, comparándola con vuestro propio e imperfecto conocimiento de la Sagrada Escritura, debéis ahora deteneros.

¿No habéis aprendido nada? No aceptáis que el tiempo está cerca y que os estoy preparando?

Los enemigos de esta Mi Santa Misión para prepararos a Mi Segunda Venida, son muchos.

Los ataques son perversos. Cada vez, en cada esquina y a cada paso que doy, a través de estos mensajes, enfrento obstáculos.

Si no aceptáis Mi Promesa de venir otra vez, entonces os deberéis preguntar a vosotros mismos: ¿Cuál es mi deber en el Nombre de Dios? ¿Es para administrar simplemente los Santos Sacramentos?  No, ésta no es justamente la función para la cual fuísteis llamados.

Cuando atacáis Mis Mensajes en la forma en que lo hacéis, me hacéis llorar de tristeza y frustración.

¿No habéis sido advertidos para mantenerse alerta, porque no sabéis el día ni la hora para cuando Yo vuelva? Es hora de que despierten a vuestro espíritu, leed las Palabras contenidas en el Libro de Mi Padre y luego rezad, para que Yo os bendiga con el don del discernimiento.

Aquéllos de vosotros que me rechazáis, porque sois cautelosos y estáis preocupados de que no soy Yo, vuestro Jesús quien habla, entonces os perdono. Entiendo lo difícil que es, pero, con el tiempo, sentiréis que Mi Amor os envuelve.

Para aquéllos de vosotros que os negáis a escucharme, entonces sois  culpables del pecado del orgullo.

Para los que denunciáis públicamente a Mi Palabra, la destrozáis y clamáis que Mis Mensajes vienen del maligno, entonces estáis perdidos para Mí. Tan alejados estáis, a pesar de vuestra creencia arrogante de que vuestro conocimiento en los asuntos espirituales sacado de libros, os hace más dignos para hablar en Mi Nombre, que debéis saber esto:

Tráedme un alma simple, con una pureza de corazón, que me ame por lo que Soy y ellos se unirán Conmigo en el Paraíso.

Tráedme un alma, llena de orgullo que grita con lo más fuerte de su voz la Palabra de Dios, y Yo lo echaré a un lado.

Confíad en Mí con un corazón humilde y Yo derramaré Mis Gracias sobre vosotros.

Amadme sin condiciones y reconoceréis Mi Voz en este momento. Vosotros sois las  almas afortunadas. Sin embargo, sois las almas que se han alejado de Mí, las que  Yo más quiero y añoro.

Oh, venid a Mí, Mis siervos sagrados. Os doy la Verdad, porque  quiero  renovar vuestra lealtad a Mí. La desobediencia a Mis Enseñanzas y el hecho de no reconocer vuestra debilidad abre una brecha entre nosotros.

Para aquellos siervos sagrados que han cometido graves pecados de la carne, tenéis que venir a Mí para que os pueda sostener. Reconoced vuestros pecados y os renovaré vuestras almas para que estéis en condiciones de ayudar a salvar otras almas antes de que Yo vuelva.

Debéis escuchar. Si tenéis dudas, entonces lo acepto. Si vosotros, sin embargo, intentáis hacer daño a Mis profetas, sufriréis por esto. Es mucho mejor que premanezcáis  en silencio. Debéis de estar dispuestos a escuchar y a ser humildes  ante Mis Ojos. Sólo entonces estaréis en condiciones para representar a Mi Cuerpo en la tierra.

Vuestro Jesús

25 nov 2012 Para Mi no pondrán una corona de esmeraldas o de piedras preciosas

Para Mí no pondrán una corona de esmeraldas o de piedras preciosas

Domingo 25 de Noviembre, 2012  a las 17:25 hrs.

Mi muy querida hija, soy Cristo, el Salvador de la raza humana y pronto voy a tomar Mi Corona y reinaré sobre la tierra finalmente.

La Corona de Espinas sigue permaneciendo, sin embargo en su lugar, sobre Mi Sagrada Cabeza, hasta que el gran día llegue cuando me siente finalmente en el trono que me ha prometido Mi Padre.

Soy el único Rey Verdadero, el único Dios Verdadero, y sin embargo llevo una Corona de Espinas colocada tan cruelmente por manos del hombre ingrato.

Para Mí, no pondrán una corona de esmeraldas o de piedras preciosas. Ni siquiera hoy. No, en cambio, todavía me siguen hiriendo por rechazar cruelmente la salvación que he conseguido para ellos cuando me crucificaron.

He esperado y esperado a la humanidad para elevar sus ojos y abrírselos para  que vean la Verdad.

Sin embargo, tan pocos Cristianos siguen Mis Enseñanzas. Son debilitados por presiones externas y permanecen en silencio mientras el mundo abraza el pecado como si fuera una cosa buena.

Mi Corona ha sido preparada y llegaré en Gloria. Ningún hombre se quedará  sin verme mientras Yo llego del Cielo.

Este evento se llevará a cabo durante cierto número de horas y llevará al  hombre que es fuerte en la Fe a gritar y regocijarse.

Muchos estarán avergonzados y asustados cuando me vean. Incluso entonces, si me piden que les perdone, voy a hacerlo así y hasta el último segundo.

Tened cuidado con los que dicen ser Yo. Esto es muy importante porque Yo solo vendré en ese día.

No voy a caminar por la tierra como un hombre porque esto no ha sido autorizado por Mi Padre. Que nadie os engañe.

Mi Reino está cerca, y os permite saber a todos los que no me reconocéis, ni a Mi existencia, ni a las profecías contenidas en el Libro de Mi Padre, que esto no puede ser detenido.

Satanás y los que le siguen no tienen ningún poder sobre Mí. El único poder que importa es el Poder de Dios que ama a todos Sus hijos.

Preparaos para Mi Nuevo Reino y alegraos. Aguardad el día, porque éste será el día en que todo sufrimiento humano termine para siempre.

Sólo aquéllos que siguen Mis Enseñanzas experimentarán Mi Nuevo Paraíso.

Mis discípulos debéis crear un círculo de oración con el fin de salvar las almas de aquéllos que no quieren venir a Mí, incluso en el último día.

Por favor, orad la Oración de la Letanía por la Gracia de Inmunidad por aquéllos que no tienen la fuerza para ayudarse a sí mismos.

Vuestro Jesús

 

25 nov 2012 Aquellos que siguen las Leyes de Dios, estarán endemoniados y serán buscados

Aquéllos que siguen las Leyes de Dios estarán endemoniados y serán buscados

Domingo 25 de Noviembre, 2012  a las 18:45 hrs.

Mi muy querida hija, Mis discípulos deben comprender que las pruebas que soportan, en Mi Nombre, únicamente los hará más fuertes.

Para todos aquellos seguidores de estos Santos Mensajes, nunca debéis  permitir ataques por personas que tengan la intención de derribaros.

Incluso cuando lo hacen, cuando os pisotean y cuando os patean mientras vosotros caéis ahí indefensos, sabed entonces que Yo os levantaré. Vosotros, cada vez, seréis más fuertes y entonces vuestro miedo será disminuído.

Orad por aquellas personas, ya que no es su culpa. Ellos están siendo utilizados por el engañador para alejaros de esta Misión.

Ahora debo deciros que Mi Misericordia pronto limpiará a la humanidad como una llama de fuego, y ésta envolverá el alma de cada hombre. Cuando esto suceda, el mundo será dirigido a un lugar más tranquilo. Muchísimos se convertirán y eso es bueno. Pero al igual que una tormenta en la noche, el anticristo llegará y desmantelará este sentimiento de paz.

Él(el anticristo) interrumpirá la vida de las personas, a pesar de que al principio ellos no se darán cuenta. Él se convertirá en un líder mundial muy poderoso y vosotros no debéis mirarlo a los ojos. Apartad vuestra mirada hacia abajo. Por favor poned vuestra confianza en Mí y rezad para que aquéllos que él infeste puedan ser redimidos.

Al igual que sucede como con cualquier tormenta que sabéis que está llegando, hay que prepararos bien. No dejéis ninguna parte de vuestra casa sin protección. Preparaos para un período difícil y con problemas. Aislad a vuestra familia y a vosotros del mal. A este hombre, la bestia le ha dado muchos poderes, por lo que debéis protegeros de él, de lo contrario, él será responsable de haceros manchar vuestra alma.

Su maldad será cuidadosamente escondida ante vosotros y, si no estáis preparados, podríais caen en su trampa.

La batalla entre el bien y el mal se llevará a cabo tanto en la tierra como fuera de ella, todo al mismo tiempo.

El problema de esta guerra es que aquéllos que están del lado del anticristo y del falso profeta,  serán vistos como que hacen mucho bien en el mundo.

Aquéllos que siguen las Leyes de Dios se les considerará endemoniados y serán buscados.

Mi Refugio es a donde tenéis que huir. Mi Sagrado Corazón, con cada gota de Mi Sangre, se derramará sobre vosotros con la finalidad de protegeros.

Nunca os sintáis desilusionados. Nunca os sintáis abandonados. Me he unido a todos vosotros, juntos a través de ésta y otras misiones. Con el tiempo, todos los que siguen las instrucciones que doy a través de todos los profetas y visionarios genuinos, ayudarán a salvar las almas de miles de millones.

Incluso 20 millones de vosotros, a través de vuestra perseverancia, pruebas, sufrimientos y oraciones podéis salvar a la mayor parte de la humanidad.

Esta es Mi promesa a vosotros.

Orad, orad, orad por todos vuestros hermanos y hermanas. Porque todos unidos todos tendremos parte en Mi Reino Nuevo y todo será bueno.

No estéis en duda, sin embargo, que queda mucho por hacer para convertir a la raza humana.

Esta no será una tarea fácil, pero el poder y las gracias, que voy a otorgar a esta Misión, asegurarán que la Santa Voluntad de Mi Padre puede ser hecha hasta cumplirse, en la forma en que debe ser.

Vuestro Jesús

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: