Esperamos Tu Pronto Regreso Señor

Feb 19_13 Todos los astros se convulsionarán, las estrellas caerán,

 

los mares y ríos cubrirán la tierra, los volcanes vomitarán fuego y lava, el aire se volverá irrespirable.

Rosario vespertino

Temas:

  • Vuestro trabajo es muy importante, vuestra misión es necesarísima para la salvación de muchas almas, vinisteis a salvar almas, no lo olvidéis, Mis pequeños.
  • Os he preparado por mucho tiempo o por toda una vida, para éstos momentos, no Me falléis y no le falléis a vuestros hermanos, por los cuales debéis vosotros daros para salvarlos eternamente.
  • SalvadMe almas, Mis pequeños, y sed del resto fiel, para que escuchéis Mi Voz en vuestro interior.
  • Mi Iglesia se sigue manteniendo, también, en el corazón y en la vida de muchos, muchos de Mis consagrados. No os dejéis llevar por lo que se dice, manteneos en oración, ayudando con vuestra oración, con vuestro ejemplo, a que Mi Iglesia siga viva en vosotros y, así, permanecerá hasta el fin del mundo.
  • Seréis como el pueblo judío sacado de Egipto, sufriendo tribulaciones, pruebas, purificaciones hasta llegar a la Tierra Prometida.

 

Mensaje de Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo a J. V.

Primer Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: Vuestro trabajo es muy importante, vuestra misión es necesarísima para la salvación de muchas almas, vinisteis a salvar almas, no lo olvidéis, Mis pequeños.
Hijitos Míos, ciertamente son muy pocos aquellos hijos Míos que quieren avanzar en Fe y en Amor. Estáis tan distraídos con las cosas del mundo que poco os interesa entender lo que es vuestra obligación, Mis pequeños y Yo os digo que es vuestra obligación porque Yo os he creado para que fuerais corredentores con Mi Hijo.

Os he repetido esto tantas veces, pero no lo meditáis, Mis pequeños, ahora lo tendréis que meditar mejor, porque el hecho de que tengáis Vida, de que Yo os haya llamado a la Vida, es una responsabilidad muy grande, Mis pequeños. En las Escrituras se dice que aquellos a los que se les ha dado más, se les pedirá más y el hecho de que vosotros tengáis vida humana ya es una responsabilidad grande y, además, un honor inmenso, porque sois corredentores, sois salvadores, Mis pequeños. Sí, sois salvadores porque con vuestra intercesión, con vuestra donación, con vuestro ejemplo, vosotros podéis salvar almas y esa es una Gracia muy grande y una responsabilidad inmensa.

Cuando vosotros no estáis trabajando para Mí, para regresarMe a aquellas almas que pueden perderse, ya estáis fallando como salvadores.

Mi Hijo, ciertamente, es el Maestro, Él os enseñó cómo hacer vuestro trabajo y si estáis realmente Conmigo, sabréis hacer lo que debéis hacer, que es el salvar almas, a eso os he llamado a la Vida, a que pudierais salvar almas, con el amor, con Mi Amor que he puesto en vuestro corazón. Mi Hijo, que es todo Amor, os vino, primeramente, a enseñar de Palabra y luego con hechos lo que debéis hacer, pero la Palabra siempre envuelta de Amor.

Mi Hijo se refería a los fariseos en que sus actos eran malos, sus palabras buenas, porque repetían lo que la Ley decía, que es Mi Palabra, así que la Palabra sin hechos no sirve, Mis pequeños y Mi Hijo os lo mostró. Él fue la palabra, Es la Palabra y además todo lo respaldó con hechos y con hechos que salvaron muchas almas, con hechos que produjeron Milagros, con hechos que hicieron el rebaño, al cual vosotros debéis pertenecer y que vosotros debéis atraer a muchos más, también con vuestra palabra, con vuestro ejemplo, con vuestra intercesión.

Como veis, vuestro trabajo es muy importante, vuestra misión es necesarísima para la salvación de muchas almas, vinisteis a salvar almas, no lo olvidéis, Mis pequeños.
Gracias, Mis pequeños.

Segundo Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: Os he preparado por mucho tiempo o por toda una vida, para éstos momentos, no Me falléis y no le falléis a vuestros hermanos, por los cuales debéis vosotros daros para salvarlos eternamente.
Hijitos Míos, mucho os he insistido a que pidáis el don del discernimiento, éstos son los tiempos de la gran mentira. Ciertamente, satanás ha venido preparando el camino para que desemboque a la gran mentira a la que quiere llevar a toda la humanidad, especialmente a aquellos que creen en Mí, vuestro Dios.

La gran mentira consistirá en quitarMe a Mí de la vida de todos vosotros, que cada quien haga su propia religión, que cada quien se guíe por sus propios principios que, ciertamente, todo eso será erróneo, porque vosotros no tenéis la Verdad absoluta. Vosotros os dejáis guiar por lo que os conviene, os dejáis guiar por lo que queréis o por lo que os da un gusto especial, que no necesariamente es verdadero.

La Verdad la tenéis en las Sagradas Escrituras y todo aquél o todo aquello que se salga de las Verdades Enseñadas, estará dentro de la mentira y vosotros no podéis seguir la mentira, porque si estáis Conmigo, si queréis estar Conmigo, deberéis acatar lo que ya se os ha dado, que es la Verdad que debe guiar al ser humano.

Ciertamente, estáis en los terrenos de satanás, él es el príncipe de éste mundo y lo que menos quiere es que se respeten Mis Leyes, que se engrandezca Mi Amor, que se luche contra la maldad que él mismo ha sembrado por todos lados. Vosotros sois luz, él es sombra, obscuridad, maldad, muerte y vosotros, si estáis Conmigo, no podéis seguir eso, él os está llevando, muy sutilmente, a que busquéis lo que es malo y lo engrandezcáis en vuestro corazón, aceptándolo, porque ya se ha vuelto general y eso no puede ser así, Mis pequeños, éstos son tiempos de la gran lucha, donde Mis hijos, que son luz, deberán luchar contra las tinieblas que ya os rodean. No importa que estéis rodeados de ésa maldad, de esa obscuridad espiritual, la Verdad la tenéis en vuestro interior, porque os he venido preparando de años atrás, os he venido preparando toda una vida, para éstos momentos en los que deberéis ser luz ante muchos de vuestros hermanos.

Querrán atacaros y apagar ésa luz, que es Mi Luz en vosotros, tal y como lo hicieron con Mi Hijo Jesucristo. Él vino a traer el Cielo a la Tierra y muchos no quisieron aceptar éste regalo tan grande que Yo os estaba dando a través de Mi Hijo y porque traía otra manera de pensar difícil de comprender y difícil de vivir para ellos, mejor lo eliminaron.

Así pasará con muchos de vosotros, porque os querréis mantener en Mis Verdades, porque lucharéis contra todo aquello que os pueda llevar al error y a una obscuridad espiritual, y que, cuando les habléis con la Verdad, se les hará difícil llevarla a cabo, porque ya un gran porcentaje de la humanidad habrá aceptado la maldad en su corazón, les gusta y la siguen.

Ciertamente, tenéis una tarea muy difícil, pero Yo estaré con vosotros, a vuestro lado, tomándoos de la mano, iluminándoos con Mi Sabiduría. Por eso, os digo que no temáis, porque dependen muchas almas de vosotros. Yo les voy a dar Luz a través de vosotros, voy a salvar muchas almas a través de vosotros, pero si vosotros Me falláis, perderé muchas almas, porque Me estaréis fallando. Os repito, os he preparado por mucho tiempo o por toda una vida, para éstos momentos, no Me falléis y no le falléis a vuestros hermanos, por los cuales debéis vosotros daros para salvarlos eternamente.
Gracias, Mis pequeños.

Tercer Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: SalvadMe almas, Mis pequeños, y sed del resto fiel, para que escuchéis Mi Voz en vuestro interior.
Hijitos Míos, para éstos últimos tiempos, escogí instrumentos para que os llevaran Mi Palabra. Los habéis escuchado, habéis leído lo que les transmití, ellos escuchan Mi Voz y os la he dado a vosotros a través de ellos, pero ahora, en el pronto tiempo que se ha de venir, vosotros, los que queráis estar Conmigo y aún los que no queráis estar Conmigo, escucharéis Mi Voz en vuestro interior. Recibiréis directamente, de Mí, vuestro Dios, Mis Enseñanzas, Mi Guía Espiritual, Mi Amor porque, ciertamente, habrá cambios sobre la Tierra, tribulaciones tremendas, en donde ya no podréis tener acceso a Mi Palabra a través de ellos. Porque Soy un Padre amorosísimo y, si vosotros habéis aprendido a creer y a aceptar lo que Yo os he mandado a través de ellos, querréis también escucharMe en vuestro interior, para que Yo os guíe y caminéis por caminos seguros, para que digáis las palabras correctas, los consejos sabios a vuestros hermanos, la oración de intercesión que salvará muchas almas de hermanos vuestros, necesitados, que viven en el mal, en el pecado, en la corrupción o en una maldad, ya hasta satánica, pero que pueden ser salvados, primeramente por la dedicación que pongáis en interceder por ellos, ya que eso es Amor.

Como veis, Mis pequeños, Mi Gracia se sigue derramando sobre cada uno de vosotros y se seguirá derramando, porque Yo no dejo abandonado el rebaño de Mi Hijo. Yo os voy cuidando, os voy protegiendo porque, ciertamente, el poder maligno de satanás es tremendo y solamente Yo, vuestro Dios, os puedo ir defendiendo contra toda ésa maldad.

Vosotros necesitáis de Mí, para salir airosos de la prueba, por eso, deberéis vivir ésa vida íntima que tanto os he pedido, para que escuchéis Mi Voz, Mi Sabiduría, para que podáis amar con Mi Corazón, aún a pesar de aquellos que os hagan el mal u os quieran hacer el mal.

Seréis estos Cristos de éste tiempo, deberéis ser ejemplo valioso ante los ojos de vuestros hermanos. Dejaos pues mover por Mi Gracia, por Mi Amor, para que ni el mismo satanás os pueda dañar porque, si Yo habito perfectamente en vuestro ser, satanás no podrá hacer nada contra vosotros, porque seréis Mis instrumentos, instrumentos valiosísimos de éstos tiempos y, sobre todo, porque, como Yo ya os había dicho antes, seréis el resto fiel, que desgraciadamente, pequeño, pero que hará grandes cosas por el bien de vuestros hermanos. Mi Amor hará el cambio y vosotros os dejaréis llevar por Mi Amor, a pesar del odio que veáis en vuestro alrededor. Deberéis ser como Mi Hijo, que aunque recibáis maldad, dolor y aún muerte, vosotros respondáis, hasta donde podáis, con amor, que no llevéis en vuestro corazón, en el último momento de vuestra muerte, algún mal deseo, rencor contra vuestros hermanos, sino que llevéis amor, perdón y Vida para aquellos que os han dañado y que puedan llevaros hasta vuestra muerte, la cual será Vida, inmediatamente, para aquellos que defiendan Mi Amor sobre la Tierra.

Son tiempos de gran confusión para aquellos que no están Conmigo, para aquellos que no les interesó buscarMe pero, para vosotros, que estáis Conmigo, escucharéis, en vuestro interior Mi Sabiduría y Mi Guía amorosa y vosotros, no dudaréis, sabréis qué hacer en cada momento.

Sed instrumentos fieles, Mis pequeños y, sobre todo, confiados totalmente a Mi Voluntad, porque cuando os vean así vuestros hermanos, os querrán seguir y vosotros los llevaréis a lugares seguros, fuera del ataque de satanás. SalvadMe almas, Mis pequeños, y sed del resto fiel, para que escuchéis Mi Voz en vuestro interior.
Gracias, Mis pequeños.

Cuarto Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo.
Sobre: Mi Iglesia se sigue manteniendo, también, en el corazón y en la vida de muchos, muchos de Mis consagrados. No os dejéis llevar por lo que se dice, manteneos en oración, ayudando con vuestra oración, con vuestro ejemplo, a que Mi Iglesia siga viva en vosotros y, así, permanecerá hasta el fin del mundo.
Hijitos Míos, la Iglesia sois todos vosotros, Soy vuestro Hermano Jesucristo y Yo la inicié.

Os he dado las bases, escogí a Mis apóstoles, la inicié con mucha tribulación y, a lo largo de los siglos, la tribulación ha seguido, pero también Mi Promesa de que Mi Iglesia, a pesar de todos los ataques de satanás, iba a prevalecer hasta el fin del mundo.

Mi Iglesia son Mis Enseñanzas, Mi Iglesia, es Mi Ejemplo, Mi Iglesia, es el Amor de todo un Dios que se vino a dar en totalidad por el bien de Mi pueblo y de todas las generaciones futuras.

Mi Iglesia está en vuestro interior, Mis pequeños, y vosotros, si la mantenéis ahí, enseñando a los vuestros lo que Yo os vine a dar, la Iglesia se mantendrá. Mi Iglesia se encuentra aquí, en la Tierra y el príncipe de éste mundo la está atacando, como os ataca a cada uno de vosotros. Todo aquello que sea Mío, que venga de Mí, que produzca vida, que produzca amor, que pueda destruir al reino de satanás, será atacado por él y por los suyos.

Vosotros deberéis mantener Mi Iglesia, deberéis seguir transmitiendo lo que Yo os vine a dar y eso os va a asegurar el triunfo que os abrirá las Puertas a vuestra Gloria eterna. Ciertamente satanás va comprando a muchos de vuestros hermanos y aún a muchos de Mis consagrados, que en lugar de mantenerse en el camino verdadero, se han dejado llevar también por el mal pero, Mi Iglesia se sigue manteniendo, también, en el corazón y en la vida de muchos, muchos de Mis consagrados. No os dejéis llevar por lo que se dice, manteneos en oración, ayudando con vuestra oración, con vuestro ejemplo, a que Mi Iglesia siga viva en vosotros y, así, permanecerá hasta el fin del mundo. Yo voy guiando a Mi Iglesia, o sea, Yo os voy guiando a cada uno de vosotros que lleváis en vuestro corazón Mis Verdades, Mi Amor y la salvación de las almas.
Gracias, Mis pequeños.

Quinto Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: Seréis como el pueblo judío sacado de Egipto, sufriendo tribulaciones, pruebas, purificaciones hasta llegar a la Tierra Prometida.
Hijitos Míos, ya estáis viendo cómo vuestro mundo se está convulsionando, cómo el sol os está afectando, cómo lo invisible que existe en el Universo, en vuestra atmósfera, en todo lo que os rodea, se está volviendo en vuestra contra y esto, por el Pecado cometido por vuestros Primeros Padres, pero que vosotros, en lugar de eliminarlo de vuestra vida, lo fuisteis aceptando.

Todos los astros se convulsionarán, las estrellas caerán, los mares y ríos cubrirán la tierra, los volcanes vomitarán fuego y lava, el aire se volverá irrespirable. Hedor a muerte habrá por todos lados, no sabréis hacia donde correr, hacia donde protegeros porque, además de la maldad que veréis de la naturaleza, que os atacará por vuestro pecado, también, todos aquellos que se han vendido a satanás, os atacarán.

Por tanto tiempo os previne y os traté de quitar éste dolor tan grande que tendréis, y no quisisteis entender. Lloraréis amargamente porque perderéis todo aquello en lo cual habíais puesto vuestras esperanzas, tanto en lo humano como en lo material. Perderéis vuestros bienes, a vuestros seres queridos, será una prueba fuerte, en donde os tendréis que mantener, si realmente Me amáis, en Fe y en Amor, sin reprocharMe nada, simplemente aceptando Mi Voluntad, y Mi Voluntad de éste tiempo es vuestra purificación, porque habéis vivido en el error, aceptándolo y, además, dándoMe vuestra espalda y no aceptando seguir con lo que Yo os he mandado, que es para vuestro bien. Os arrodillaréis, pediréis perdón, Me ofreceréis vuestro sacrificio y vuestros dolores. Aceptaréis todo esto que veáis negativo para vuestra vida y para vuestra comodidad, para purificación de vuestras propias faltas y la de vuestros hermanos y, así, como Mi Hijo se dio por vosotros, sufriendo en silencio, orando, aún por Sus verdugos y por aquellos que Lo blasfemaban, vosotros haréis lo mismo, callados, aceptando lo que llegue a vuestra vida, siendo otros salvadores para el género humano.

Vuestro silencio y vuestra aceptación valdrán muchísimo más que infinidad de palabras que podáis decir. Actuaréis en humildad, sabiendo que dañasteis Al que es inmensamente Grande y Poderoso, que Soy Yo, vuestro Dios. Os quisisteis poner arriba de Mí, no Me amasteis ni respetasteis como debierais. Ahora conoceréis Mi Poder, Mi Amor, conoceréis cómo Me dañasteis y vuestro dolor y vuestro sufrimiento, aceptado en humildad, aceptado con amor, como Mi Hijo, reparará vuestros pecados y vuestro olvido a vuestras obligaciones para Conmigo.

Os salisteis del camino que tanto Yo, como Mi Hijo, os habíamos marcado para que alcanzarais vuestra perfección, os aliasteis con el enemigo y con eso perdisteis mucho, porque Yo os llevaba hacia la perfección y hacia grandes cosas que aliviarían vuestra estancia sobre la Tierra, vuestro camino en vuestra misión, pero el pecado y la envidia de satanás, a través de aquellos que fueron vuestros superiores en los gobiernos de la Tierra, os mantenían siempre atrás, detenidos, sin dejar que los avances que Yo os quería dar, se dieran, porque así es satanás, egoísta, malvado, destructor.

Pudisteis haber hecho tanto con vuestra donación, con vuestra oración, con una lucha constante por manteneros firmes en las Verdades que Yo os di, Viviendo las Virtudes, viviendo Mis Sacramentos, Sacramentos que son Tesoros para el ser humano y los despreciasteis. ¡Cuánto tendréis que pagar, Mis pequeños, por vuestros errores! ¡Cuánto dolor se dará en estos tiempos! ¡Cuántas lágrimas se derramarán! Y todo por vuestro error, por vuestra negligencia, por no haber escuchado y actuado a tiempo.

Todo se detendrá cuando vosotros os arrodilléis, cuando pidáis perdón desde lo más profundo de vuestro corazón, cuando imploréis Mi Misericordia sobre vosotros, porque no es lo mismo pedir Misericordia, en estos momentos que no estáis sufriendo, a pedir Misericordia cuando estéis llenos de llagas y de dolor.

Cuando vea a una humanidad arrepentida, cuando vea amor entre los hombres, todo se detendrá para vuestro bien, Mi Amor cubrirá toda la Tierra y veréis al Hijo del Hombre bajar de entre las nubes para convivir con la nueva generación ya purificada, con la nueva generación que empezará el Amor Verdadero sobre la Tierra, Mi Amor en pleno en cada uno de los corazones de los que serán escogidos para iniciar los Nuevos Tiempos. Seréis  como el pueblo judío sacado de Egipto, sufriendo tribulaciones, pruebas, purificaciones hasta llegar a la Tierra Prometida, aún podéis acortar el tiempo de vuestro sufrimiento si entendéis éstas Palabras, os arrodilláis, pedís perdón y lográis un cambio verdadero de vida, a través de la Gracia, que quiero Me pidáis de todo corazón.

Os podéis ayudar y ayudar a vuestros hermanos a que éste cambio no sea tan difícil, pero tenéis un corazón tan duro y no creéis en lo que os digo, que hasta que no empecéis a padecer los momentos difíciles de vuestra purificación, entenderéis. Aún a pesar de todo lo que sufriréis, Yo estaré con vosotros, nunca Me apartaré de vosotros, sois Mis hijos, os amo, pero también los hijos necesitan una lección de vida para enmendar sus faltas y así aprender a cómo comportarse según el padre les ordena, porque siempre es para su bien.

Confiad en Mí, Mis pequeños y llamadMe en todo momento cuando más Me necesitéis. Desconfiad de vosotros mismos, porque vuestra soberbia os puede llevar al error y si entráis en el error, satanás fácilmente hará presa de vosotros y posiblemente no salgáis del error a donde os lleve. Confiad, confiad en Mí, que no os fallaré.
Gracias, Mis pequeños.

Feb 13_13 El hombre de la perdición, en breve aparecerá ante el mundo entero.

 

Rosario vespertino(Miércoles de Ceniza)

Temas:

  • Son tiempos de prueba, Mis pequeños en donde realmente veréis si pertenecéis a Mí, vuestro Dios o podréis ser aniquilados por las garras de satanás.
  • Mis ministros deben ser también ejemplo ante el mundo, pero con muchas más responsabilidades, porque tienen el Sacramento del Sacerdocio y eso les confiere una Gracia muy grande que no han querido aprovechar en pleno.
  • La santidad se da en un alto grado de humildad, así que pedídmela y no creáis que esto os llevará a una soberbia inmensa, al contrario, os repito, la santidad necesita un alto grado de humildad.
  • El hombre de la perdición, en breve aparecerá ante el mundo entero. ¿Qué haréis, Mis pequeños? ¿Qué haréis si no estáis Conmigo?
  • BuscadMe en todo momento, no Me abandonéis porque, ciertamente, es el hombre el que Me abandona, Yo, vuestro Dios, nunca os abandono.

Mensaje de Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo a J. V.

 

Primer Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: Son tiempos de prueba, Mis pequeños en donde realmente veréis si pertenecéis a Mí, vuestro Dios o podréis ser aniquilados por las garras de satanás.
Hijitos Míos, dejad al hombre que haga las cosas del hombre, especialmente cuando se han dejado llevar por satanás. Vosotros sois Míos, vosotros, los que habéis escogido el mejor camino, no os debéis preocupar. Os he venido preparando por mucho tiempo para estos momentos que padeceréis, son tiempos de purificación, son tiempos de prueba, son tiempos de acrisolamiento, de aquí saldrán las almas que serán escogidas para los Nuevos Tiempos.

Recordad cómo Me he preocupado Yo, vuestro Dios, vuestro Padre, de ir escogiendo el redil, Mi Hijo Me los ha traído, Mi Hija, la Siempre Virgen María, va cuidando de que no salgan del redil y especialmente cuida a aquellos que puedan ser más atacados por las garras de satanás.

Son tiempos de prueba, Mis pequeños en donde realmente veréis si pertenecéis a Mí, vuestro Dios o podréis ser aniquilados por las garras de satanás.

Es tiempo en que la Fe os pondrá a salvo y vosotros habéis sido preparados para estos momentos. Os he dicho que éstos tiempos de tribulación os van a traer directamente a Mi Corazón, porque aquellos que confían en Mí, siguen Mi Santa Voluntad. Aquellos que dudan, fácilmente podrán caer y por eso os he pedido que oréis fuertemente por aquellos que no tienen una Fe a prueba de todo lo que vendrá pero, sobre todo por aquellos que no tienen amor a Mí, porque cuando alguien ama, se da totalmente por el que ama y vosotros, que estáis Conmigo, sé que os daréis por Mí. No necesariamente esto quiere decir una donación de muerte o de gran dolor, sino de defensa de lo que es Mío.

Recordad cómo Mi Hijo escogió como apóstoles a unos pocos de tantos que estuvieron a Su alrededor. En este tiempo, son también pocos los que Me aman, los que están Conmigo, los que quieren mantener Mi Amor sobre la Tierra, pero sobre todo, que quieren mantener Mi Amor en su corazón.

¿A qué bando pertenecéis, Mis pequeños?, vosotros os podréis contestar, Yo ya conozco la respuesta.

Deseo, Mis pequeños, que luchéis, pero con amor, contra todo lo que vaya a pasar a vuestro alrededor. Ciertamente, satanás, dará sus coletazos para tratar de destruir la Fe, que es la que Yo estoy manteniendo sobre la Tierra pero, ya os he dicho que, al resto fiel, Yo lo he de mantener junto Conmigo, protegido, contra satanás. Y recordad nuevamente, que satanás no tiene la fuerza, el poder, las capacidades que tengo Yo, como Dios, así que no le temáis, si estáis Conmigo, lo venceréis fácilmente.
Gracias, Mis pequeños.

Segundo Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo.
Sobre: Mis ministros deben ser también ejemplo ante el mundo, pero con muchas más responsabilidades, porque tienen el Sacramento del Sacerdocio y eso les confiere una Gracia muy grande que no han querido aprovechar en pleno.
Hijitos Míos, Soy vuestro Hermano Jesucristo y lloro, junto con vosotros, al ver cómo el hombre, que se ha satanizado, al ver cómo el hombre que se ha vuelto del mundo, no quiere seguir lo que a Mí tanto Me costó y Me sigue costando y Me duele ver lo que se ha hecho con Mi Iglesia, que deja mucho qué desear.

Ciertamente, hay muy buenos elementos dentro de ella que están manteniendo su vitalidad, pero se está viendo también cómo la maldad se ha introducido y ya no se está dando lo que se debiera dar.

Se ha tomado la Iglesia una posición muy comodina, ya no se lucha por llevarMe a Mí a los pueblos necesitados, a aquellos hermanos vuestros que necesitan conocerMe y amarMe. No se busca el sufrir ya hasta el cansancio o muerte, por tomar una posición cómoda de muchos de Mis sacerdotes y religiosos, siendo que, el mismo pueblo necesita de los Sacramentos y ésa posición cómoda, hace que muchos mueran sin ellos, los cuales debieran ser administrados por Mis ministros y sacerdotes.

Mucha maldad se ha introducido dentro de ella y ya no se busca vivir en el respeto a Mis Leyes y a Mi Amor, por eso, tiene que ser purificada y santificada.

Ciertamente, esto causará una gran expectación mundial, causará muchas dudas, causará mucho dolor pero, al final, Mi Amor se hará sentir entre los hombres, especialmente cuando quede purificada y regresen a ella.

La Iglesia, el Templo en sí, es Casa de Oración y Yo estoy presente ahí, Mis pequeños y así debiera ser, que todo aquel que Me quisiera encontrar, llegara a orar, llegara a arrepentirse de su mal proceder, llegara a convivir un rato con su Dios. Vosotros sois Iglesia, vosotros sois templo vivo de Mi Presencia en vuestro ser, vosotros debéis ser ejemplo ante los hombres, simplemente por el hecho de vivir lo que Yo os he enseñado, y eso os debe dar un carácter muy especial entre vuestros hermanos, a tal grado de que se os reconozca como seguidores Míos. Los que Me viven, realmente, Me transmiten sin darse cuenta y ahora no lo estáis viendo con muchos de Mis ministros o sacerdotes. Os acercáis a ellos y viven bien más del mundo, no viven ésa intimidad Conmigo, buscan cosas muy diferentes para la que fueron ellos escogidos. Mis ministros deben ser también ejemplo ante el mundo, pero con muchas más responsabilidades, porque tienen el Sacramento del Sacerdocio y eso les confiere una Gracia muy grande que no han querido aprovechar en pleno.

Me duele ver, Mis pequeños, tanta confusión, maldad, lucha de intereses mundanos y ataques satánicos por parte de ellos, porque muchos de mis ministros se han vuelto instrumentos de satanás y ofrecen sacrificios y ofrendas a Mi enemigo, aún en Mi Templo Santo. ¡Cuánta traición por parte de ellos!, ¡Me duele tanto, Mis pequeños! Ciertamente, desde un principio, aquí sobre la Tierra, Mi Iglesia tuvo un traidor, no escogí lo mejor que había entre los hombres. Sé y reconozco las debilidades que existen en la humanidad, pero cuando son escogidas estas almas, para el Sacramento Sacerdotal, Mi Gracia se derrama sobre éstas almas importantes para todos vosotros y hay un cambio grande en su ser. Pero muchos, que han obtenido ésta Gracia, la han hecho a un lado, han traicionado Mis regalos, Mis Bendiciones y no han querido seguirMe. Han regresado al mundo, buscando sus placeres y riquezas, al grado de ser escándalo entre sus mismos hermanos sacerdotes y aún más, para Mi Iglesia Mundial, que sois vosotros. ¡Cuánto dolor Me causáis, Mis pequeños, ministros que habéis traicionado Mi Amor, pero sobre todo, que traicionasteis el que Yo os hubiera escogido para ésta misión grande sobre la Tierra, que es la más grande que un hombre pueda tener, la de ser sacerdote entre los hombres.

No sabéis apreciar la grandiosidad de vuestra posición ante los hombres y ante el Cielo. Habéis desperdiciado Mis regalos pero, sobre todo, el que Yo haya puesto toda Mi Confianza sobre vosotros, Me traicionasteis.

Arrepentíos, ahora que tenéis todavía tiempo para hacerlo, porque, ciertamente, Mi Juicio sobre vosotros será tremendo, porque Me fallasteis a Mí, vuestro Dios, fallasteis y engañasteis a vuestros hermanos en el mundo y causasteis escándalo, a tal grado, de que muchos perdieron la Fe por vuestro mal proceder. Seréis juzgados severamente, ministros de Mi Iglesia que fallasteis porque Me disteis la espalda y quisisteis seguir a Mi enemigo.

De cualquier manera, recibid Mis Bendiciones, para que ellas toquen vuestro corazón y venga vuestro arrepentimiento antes de vuestro Juicio severo.
Gracias, Mis pequeños.

Tercer Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: La santidad se da en un alto grado de humildad, así que pedídmela y no creáis que esto os llevará a una soberbia inmensa, al contrario, os repito, la santidad necesita un alto grado de humildad.
Hijitos Míos, a la Luz de Mi Santo Espíritu, vosotros debéis entrar en vuestro corazón, solos y unidos perfectamente a Mí, sabiendo que os veo, que escucho vuestro corazón, que os conozco perfectamente. Quiero que seáis sinceros, honestos con vosotros mismos, ante Mi Presencia, que os juzguéis ante Mí y, humildemente, caigáis de rodillas, presentándoMe todo vuestro ser, con vuestras cualidades y defectos, con vuestros errores, con vuestras necesidades espirituales, con vuestras fallas que, a pesar de que Yo os di todo para que cumplierais con lo que Yo necesitaba que cumplierais con vuestra misión, no lo quisisteis aprovechar.

Mis pequeños, así solos, ante Mí, sabiendo que Yo Soy todo un Dios de Amor y de Perdón, mostraos enteramente a Mí, para que Yo purifique todo aquello en lo cual habéis fallado, porque os quiero perfectos, porque os quiero santos y no podréis llegar a ése grado de belleza espiritual si, primeramente, no sois humildes y, segundo, si no queréis contar Conmigo, con Mi ayuda que transforma todo, aún lo más malo, aún aquello que es abominable a Mis Ojos.

Mis pequeños, fuisteis creados a Imagen y Semejanza Mía y así os quiero y así os necesito pero, vosotros, en éstos momentos, cuando el pecado ya ha tomado grados muy altos dentro de vosotros y a vuestro alrededor, no tenéis idea lo que éstas Palabras significan, de que debéis ser a Imagen y Semejanza Mía. Por eso necesitáis de Mi ayuda y la debéis pedir de todo corazón, para que Yo pueda cambiar todo aquello que os está llevando hacia el mal, que está destruyendo vuestra misión, para que podáis volver al camino que Yo os tracé  y podáis cumplirlo como debéis hacerlo.

Mi Amor está con vosotros, Mi Gracia os cubre y así, como le dije al apóstol, “Mi Gracia te basta”, y la tenéis, Mis pequeños, pero debéis pedírMela y con eso mostraréis vuestra pequeñez que os la va a dar vuestra humildad. AprovechadMe, Mis pequeños, aprovechadMe a Mí, vuestro Dios, que os regalo tanto de lo Mío y que además, desperdiciáis y tantas oportunidades para vuestra santificación.

Mis pequeños, siendo santos, podréis halagarMe mucho a Mí y podréis ayudar muchísimo a vuestros hermanos a que lleguen a Mí, la santidad se da en un alto grado de humildad, así que pedídMela y no creáis que esto os llevará a una soberbia inmensa, al contrario, os repito, la santidad necesita un alto grado de humildad.
Gracias, Mis pequeños.

Cuarto Misterio, Habla Nuestro Señor Jesucristo.
Sobre: El hombre de la perdición, en breve aparecerá ante el mundo entero. ¿Qué haréis, Mis pequeños? ¿Qué haréis si no estáis Conmigo?
Hijitos Míos, vuestra oración es importantísima, os la he venido pidiendo ya de tiempo acá, porque estáis en momentos críticos de la humanidad. El hombre de la perdición, en breve aparecerá ante el mundo entero. ¿Qué haréis, Mis pequeños? ¿Qué haréis si no estáis Conmigo?

Ciertamente será la presencia de satanás en pleno y ha venido preparando el terreno de mucho tiempo para acá y vosotros, en lugar de haber luchado contra todo lo malo con que os iba preparando, lo tomasteis como forma de vida y aceptasteis la maldad en vosotros, en vuestros actos y alrededor vuestro. Con esto, vosotros preparasteis su trono, ahora viene a sentarse en su trono de maldad, para que todos vosotros seáis sus súbditos. No quisisteis luchar contra su maldad y, ahora, su maldad os querrá aplastar y lo logrará con una gran cantidad de hermanos vuestros.

Mis pequeños, son tiempos críticos para vuestra salvación o perdición eternas, no es tiempo de duda, no es tiempo de juego, no es tiempo de diversión, no es tiempo el que debéis perder, lo que Yo os he dado en Enseñanzas. Yo os he ido preparando para éstos momentos, que tarde o temprano tenían que darse y una gran mayoría de vosotros no los aprovechasteis, ahora os atacará con vuestras mismas flaquezas. Os fuisteis debilitando, no os esforzasteis en hacer crecer las Virtudes y Mi Amor en vosotros mismos, con lo cual, fácilmente lo podríais vencer. Él se ríe ante Mi Presencia, al mostrarMe el Mundo caído y a sus pies. Son tan pocos los que ciertamente están Conmigo de corazón pero, ésos pocos, con Mi Gracia, le vencerán, pero ¿cuántos hermanos vuestros sufrirán eternamente por su engaño y por vuestra falta de intercesión por su salvación?

Desgraciadamente, también, muchos de los que están Conmigo, no se pueden decir verdaderos hermanos de aquellos que están viviendo en el mal, porque os falta mucha oración y donación por ellos, no les tomáis de la mano, no les ayudáis a levantarse, no les tratáis de comprender y, de ésta forma, entenderles para ayudarlos mejor.

Habéis pasado junto a ellos y los dejasteis maltrechos en el camino, no os detuvisteis ni les preguntasteis qué necesitaban. Ya no sois el buen samaritano del que os hablé en las Sagradas Escrituras, para que aprendierais a tratar a vuestro hermano caído y enfermo, enfermo de mal, enfermo de pecado, destruido por satanás.

Ciertamente sabéis que Yo no busco la salvación de vuestro cuerpo, busco la salvación eterna de vuestra alma. ¿Cuánto habéis hecho por vuestros hermanos necesitados? Escogéis con quién estar y no os dais en general por todos. Aún os falta Caridad para tratar a todos por igual.

Este tiempo que padeceréis todos vosotros, será para que entendáis Mi Ser, para que no veáis solo lo que Yo hice, sino más bien, el Amor que Yo le daba a cada uno de ellos y que, ahora, también os doy a cada uno de vosotros. En este tiempo Me conoceréis en lo profundo. Cómo oraba Yo a Mi Padre, cómo vivía para cada uno de vosotros, cómo, a pesar de vuestra necedad y del dolor que Me causabais, Yo seguía pendiente de vuestras necesidades y Me seguía dando por vosotros, para que, llegar el momento de vuestro arrepentimiento, de ése dolor interno, del saber cómo Me dañabais, al final regresarais a Mí.

Agradeced pues éste tiempo de purificación que tendréis todos vosotros, porque va a ser bueno y necesario para que alcancéis vuestra santidad de vida. En estos momentos no estáis preparados para recibirMe en Mi Segunda Venida a la Tierra. Hay demasiada maldad, error, pecado en vuestro ser y, lo más doloroso para Mí, vuestro Hermano y vuestro Dios, es que os dejé toda una escuela, una forma de vida espiritual para que, al tomarla, viniera ésa transfiguración, que eso os iba a llevar a ser perfectos para que pudierais convivir Conmigo fácilmente en Mi Segunda Venida, sin tener que padecer lo que tendréis que padecer.

La gran mayoría de vosotros escogisteis el camino errado y, ahora, vuestra enseñanza, tendrá que ir unida al dolor. Si hubierais entendido cómo os amo, y Me hubierais regresado Mi Amor como Yo os lo di, éstos momentos serían de gozo, estaríais venciendo fácilmente a satanás y estaríais esperando impacientes, con gran alegría, Mi Regreso Triunfal, pero no pensasteis en ello y ahora tendréis que sufrir, pero que éste sufrimiento también esté envuelto de gozo, sabiendo que al final de la prueba Me tendréis y gozaréis inmensamente, cosas bellísimas, salidas de Nuestra Trinidad, se os darán. Que ésta Promesa se mantenga en vuestro corazón para que vosotros podáis pasar por la prueba fácilmente, sabiendo que Me tendréis al final del camino. Que sea para vosotros una gran esperanza y que el gozo ya os invada, porque, ciertamente Me tendréis si triunfáis junto Conmigo en ésta purificación que todos deberéis padecer.

Os amo, Mis pequeños, os amo con todo Mi Corazón.
Gracias, Mis pequeños.

Quinto Misterio, Habla Dios Padre.
Sobre: BuscadMe en todo momento, no Me abandonéis porque, ciertamente, es el hombre el que Me abandona, Yo, vuestro Dios, nunca os abandono.
Hijitos Míos, vosotros podéis leer en las Escrituras que, aunque una madre se olvidara de sus hijos, Yo nunca lo haría, Mis pequeños y esto os lo digo, porque en muchos de vosotros existe el temor de que Yo os vaya a abandonar en estos momentos de prueba y ya os he repetido varias veces que no os voy a abandonar. Como un Padre que Soy, Yo no puedo abandonar a Mi creatura en éstos momentos de obscuridad espiritual. Yo os creé, no os quiero destruidos y menos por Mi enemigo, satanás. Yo voy a estar junto con vosotros.

Vosotros podéis, en cualquier momento, pedir Mi ayuda, Mi Presencia, Mi Amor, Mis Dones, Mis Bendiciones, Mis Gracias, todo lo que necesitéis de Mí, Mis pequeños. Un padre, una buena madre, siempre están atentos por la salud de sus hijos, Quién mejor que Yo, que Soy vuestro Dios. Si un buen padre o una buena madre están dando buen ejemplo Yo, que Soy el Perfecto, y con mayor razón tengo que dar ése ejemplo de Amor hacia Mis hijos.

Abandonad pues ésa idea, Mis pequeños, que Yo estaré con vosotros en vuestros momentos de tribulación. No estaría cumpliendo con lo que Soy, vuestro Dios y Creador y sobre todo, el Amor, el Amor en pleno. No dudéis, Mis pequeños, en ningún momento, del que no vaya a estar Yo con vosotros. Iréis corroborando todo esto, que Yo os he dado en vuestros momentos de tribulación, tened confianza plena en Mí, confianza de niño chiquito y veréis que no os fallaré, os quiero vivos y, con esto, estoy diciéndoos que os quiero en Mí, vivos en Mi Gracia, vivos en Mis Enseñanzas, vivos para servirMe, no solamente aquí en la Tierra, sino eternamente y que Yo os pueda consentir por haber permanecido en Mí. BuscadMe en todo momento, no Me abandonéis porque, ciertamente, es el hombre el que Me abandona, Yo, vuestro Dios, nunca os abandono. Aún a pesar de que veáis que todo se os pone obscuro, que se os cierra el camino, que no veáis luz de salvación, para Mí, no hay imposibles, Mis pequeños, Yo os puedo ayudar en lo que vosotros ni siquiera os podéis imaginar, simplemente necesito vuestra confianza plena en Mí y obtendréis Mi ayuda, Mi Compañía, Mi Amor en todo momento.
Gracias, Mis pequeños.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: