Esperamos Tu Pronto Regreso Señor

 

¡¡URGENTE!!

Mensaje del Señor Jesús para su pueblo amado en Argentina a Gustavo


Buenos Aires, 19 de Mayo de 2013 – 23:36 horas

“Amados niños, mi pueblo fiel que escucha Mis Palabras y vive mis enseñanzas. Pueblo que vives en medio de bestias hambrientas llenas de odio hacia la luz que proviene de lo Alto. Escucho tus ruegos y llantos, veo cuanto padeces por el pecado de tus hermanos que sean han alejado de la mano de Dios. El tiempo de Misericordia para  Argentina llega a su fin para dar lugar al tiempo de Justicia y separar la cizaña del trigo.  Arrepiente nación mía, porque mi mano poderosa se desatará con furia sobre tus poblados, campos, valles y montañas, confiesa tus pecados, busca a mis representantes y por medio de ellos te abrazaré para darte el perdón. Amado pueblo, mis lágrimas llegan al suelo por la desobediencia de mis criaturas. Por amor a las almas que me aman y batallan cada día por mantenerse fieles a los Sagrados Corazones en el Amor de Dios, intervendré poderosamente sobre esta nación. Para ello he inspirado a mi niño amado a confeccionar un breve escrito con los cuidados que deben tener en la hora de la prueba, pero deben saber que mi niño no está solo, he llamado a otros dos niños (A y MCdV) para ayudarlo y confirmar la tarea encomendada. En esta epístola les he dado las herramientas necesarias para auxiliar y socorrer a otros en la hora mas cruenta para las tierras del sur. Pronto, muy pronto será tomada por sorpresa y se acordará de las advertencias que desechó (Argentina) por su soberbia y corazón duro como piedra. No deseo que nada malo pase a mis criaturas, pero si no intervengo, mis ovejas no podrán sobrevivir a tan alto nivel de pecado. El lodo nauseabundo rebosó la copa de la ira de Dios y ha rodeado a los míos, que con sus Santos Rosarios en mano, la espada de doble filo, luchan con valentía y bravura por defender lo poco bueno que aún queda en este mundo. Debo intervenir prontamente porque sus fuerzas se agotan. Un escrito he dado, les aviso con algo de tiempo, escaso, pero tiempo al fin, para que se apresuren a preparar lo justo y necesario para la Hora del Señor sobre Argentina, es tan grande e infinita la Divina Misericordia, que Dios les da los medios para prepararse. Oh, Argentina!. ¿Tú también desecharás mis avisos como los de Mi Madre?. ¿Te comportarás como en los tiempos de Sodoma y Gomorra y Noé?. Tantas señales y signos se te han manifestado pero tu dureza de corazón y la mirada puesta en los falsos ídolos te manipularon como a una marionetaAlmas consagradas, mis representantes, hagan ayuno, penitencia e intensa oración para acortar el tiempo de sufrimiento para los habitantes argentinos. El Ángel de Argentina, por mandato de Mi Padre, se ha retirado, y ha dejado que el ejército de las tinieblas la zarandee como la harina para el pan. Pero mis hijos amados, nada deben temer, mis amados y fieles de su Señor y Señora, preparen sus hogares según mis indicaciones, cuando llegue Mi Hora, quédense en sus hogares y esperen que el temblor pase, entonces saldrán a ayudar a sus hermanos para darles consuelo y mostrarles cuanto Dios los ama. La intervención de la Justicia Divina también es acto de infinito amor, porque por medio del padecimiento lleva a la criatura a mirar sus miserias, a verse tal cual transitaba por la vida, engañada por el demonio, caminaba desnuda sin darse cuenta. Al verse en tal estado pedirá clemencia y auxilio, será en ese momento en que los Sagrados Corazones saldrán a su encuentro. Les daré las señales, cuando vean que vuestros gobernantes son removidos de sus tronos y la naturaleza se manifieste con violencia igual que sus habitantes, mis hijos sabrán que comienza la hora de la cosecha y mis Ángeles con sus hoces en la mano, cortarán la maldad y la echarán al fuego eterno. Oren, oren, oren por la conversión y salvación de las almas, oren para que vuelvan al camino de Dios. Les imploro amadas almas, vuestro Señor les implora orar por sus hermanos, porque Mi Padre ha dispuesto la sentencia para las tierras lejanas del sur. Oren por las naciones vecinas, porque también padecerán gran llanto. A mis hijos amados, pido que sean fuertes y no teman, recurran al refugio de los Sagrados Corazones, especialmente escóndanse en la Santa Llaga de Mi Corazón. Pasada la tormenta, vendrán años de paz para preparar la tierra y recibir a Mi Rebaño disperso en el momento más feroz para el mundo. Les daré un gobernante acorde a los mandatos divinos, un hijo amado que les dará consuelo a sus corazones y los conducirá por el camino de santidad junto con mis sacerdotes. No se detengan en especular el día y la fecha, les he dado cuales son las señales, no se demoren, vayan corriendo a confesar sus pecados,  vivir la Santa Misa y recibirme en la Santa Eucaristía para que Yo lo convierta en piedras brillantes que reflejan la luz y el amor del Señor. Lean 1 Corintios 3, 7 – 23,  y Salmo 103. Que mis hijos fieles sean templo de Dios y dulce morada del Santo Espíritu, y amorosos y misericordiosos como su Señor.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: