Esperamos Tu Pronto Regreso Señor

MENSAJES DADOS A ENOCH

¡PUEBLO MÍO, EL SIGNO DEL ICTUS EN EL UMBRAL DE LA PUERTA DE ENTRADA DE VUESTROS HOGARES, SERA LA SEÑAL QUE OS PROTEGERÁ, CUANDO PASE CON MI JUSTICIA!

SEPTIEMBRE 10 2017 1: 15 P.M.

LLAMADO URGENTE DE JESÚS EL JUSTO JUEZ A LA HUMANIDAD

Mi paz sea con vosotros, hijos míos

Grandes acontecimientos que cambiarán el destino de la humanidad están por desatarse. La furia de la naturaleza enlutará muchas naciones; el agua del mar se levantará y olas gigantescas destrozarán ciudades y poblaciones. La creación está en los dolores de parto y su gemido se hará sentir en los cinco continentes.

Del cielo fuego caerá a la tierra y un gran cuerpo celeste que ya se aproxima, chocará con ella; este suceso todo lo cambiará en este mundo. El pánico se apoderará de la humanidad, sólo los que pongan su esperanza y confianza en Dios, superarán esta prueba. Gritos y ayes de dolor se escucharán por doquier, la inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora, me culpará por sus desgracias. ¡Oh humanidad pecadora, no soy Yo, el causante de vuestras desgracias; sois vosotros los que con vuestro pecado, estáis desatando mi Justicia! La creación no soporta más vuestros ultrajes, vuestro pecado la lacera y su gemir y dolor la estremecen. Su estremecimiento es lo que estáis recibiendo por todas vuestras injusticias.

¡Oh humanidad ingrata y pecadora, se acerca el tiempo de mi Justicia! ¿Quién podrá resistirla? Falta muy poco, vuestro pecado y maldad están llegando ya al límite; cuando esto suceda, conoceréis mi Justa Ira. Yo, el Justo Juez, vengo a pediros cuentas y a pesar vuestras obras. Ayes, será lo que escucharé, porque las obras de la inmensa mayoría de esta humanidad, no le servirán para justificarse. ¡Corred insensatos a poner vuestras cuentas en orden, porque los días de mi Justicia se acercan; la noche de mi Justicia está cerca y con ella, el Ángel del Exterminio! Pasaré como lo hice en Egipto, y mi paso, sólo llanto y desolación dejarán.

Pueblo mío, el signo de Ictus en el umbral de la puerta de entrada de vuestros hogares, será la señal que os protegerá, cuando pase con mi Justicia. Mi Ángel justiciero pasará de largo al ver la señal; pero en los refugios de los impíos, llanto y lamento se escucharán. Haced oración, ayuno y penitencia, y orad con mi Salmo 91, en los tres días de oscuridad. No soltéis el Rosario de mi Madre, ni el Rosario de mi Preciosísima Sangre. No abráis la puerta de vuestro hogar a nadie y cubrid con tela roja las ventanas, para que no entre la luz; cerrad los cerrojos de puertas y ventanas, porque durante esos tres días de oscuridad, exterminaré a los malvados y acabaré para siempre con la maldad y el pecado en la creación.

Preparaos Pueblo mío, no perdáis la calma, ni entréis en pánico, cuando la creación esté en las últimas horas de parto. Todo se moverá, pero nada os pasará, si tenéis puesta vuestra confianza y esperanza en el Señor. Permaneced unidos a Mi y a mi Madre y todo lo que está por venir, pasará para vosotros como un sueño. Esta cerca el día grande del Señor. El sol y la luna se oscurecen, las estrellas pierden su brillo, el cielo y la tierra se estremecen. Pero el Señor será un refugio para su pueblo.

Vuestro Señor, el Justo Juez

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, pueblo mío

¡HIJITOS, OS PIDO CON URGENCIA QUE ORÉIS POR LA LIBERACIÓN DE VUESTRO ÁRBOL GENEALÓGICO PATERNO Y MATERNO, PARA QUE LOS DEMONIOS NO OS TORTUREN Y ROBEN LA PAZ, EN EL TIEMPO DEL ULTIMO REINADO DE MI ADVERSARIO!

SEPTIEMBRE 04 2017 2: 45 P.M.

LLAMADO URGENTE DE MARÍA ROSA MÍSTICA AL PUEBLO DE DIOS

Pequeñitos, la Paz de mi Señor, esté con todos vosotros

Mis niños, esta humanidad de estos últimos tiempos cada vez está más pervertida. La maldad y el pecado se han tecnificado y propagado, el mundo de hoy está en poder de las tinieblas; la oscuridad que produce el pecado es total en toda la creación. Muchos demonios conviven ya con gran parte de la humanidad, especialmente con aquella que le ha dado la espalda al Dios de la Vida. El mundo está lleno de demonios encarnados que se preparan para dar comienzo al gran Armagedón.

Todos los demonios que hacen perder la humanidad por los pecados de la carne, recorren hoy el mundo en busca de almas para hacerlas perder. Hay un demonio en especial que está destruyendo esta humanidad y se llama Envidia. Por la envidia hay hogares y sociedades destruidas. Este espíritu es de procedencia intergeneracional, es una maldición que debéis romper en vuestro árbol genealógico para que no siga pasando de generación en generación.

Orad hijitos por vuestros antepasados que fueron envidiosos y romped esta maldición de vuestras generaciones con treinta y tres (33) Eucaristías seguidas; ofrecidas al Padre Celestial, por la liberación de vuestros antepasados y difuntos que incurrieron en este pecado. Hijitos, os pido con urgencia que oréis por la liberación de vuestro árbol genealógico paterno y materno, para que los demonios no os torturen y roben la paz, en el tiempo del último reinado de mi adversario.

Nuevamente os digo hijitos, haced buenas confesiones de vida y orad por vuestros antepasados y difuntos, para que sean liberados ellos y vosotros de todas estas maldiciones y ataduras; y así, vuestro árbol genealógico quede limpio. La liberación intergeneracional, beneficia a las almas de vuestros antepasados y difuntos que se encuentran en el purgatorio, haciendo que su permanencia allí, sea más corta. A vosotros los que estáis en este mundo, la liberación intergeneracional, os desata las bendiciones; y en cuanto a las generaciones futuras, éstas ya no cargarán más con pecados de antepasados. Todas las generaciones después de la liberación, ya serán bendición y gozarán de ella en este mundo y en la eternidad.

Hijitos, a continuación os hago una relación de las maldiciones y ataduras, más comunes en todas las generaciones, para que comencéis a liberarlas de vuestro árbol genealógico y seáis libres.

Maldiciones de Resentimiento, odio y venganza. No dejan perdonar y traen mucha división en las familias y generaciones.

Maldiciones de Rechazo. Estas maldiciones hacen que seáis rechazados y rechacéis a vuestro prójimo; el rechazo es carencia de amor en las generaciones, por maltrato al hombre, a la mujer, o a los niños.

Maldiciones Ancestrales. Son maldiciones de vuestros abuelos, bisabuelos, que maldijeron a sus hijos, traen ruina y separaciones de matrimonios.

Maldiciones de Ocultismo. Antepasados brujos o que consultaron a brujos y por ahí entro la maldición en las generaciones. Incluye la brujería, hechicería, santería, espiritismo, magia negra, mentalismo y todo ocultismo en general. Estas maldiciones traen ruina material espiritual y hace que las generaciones estén buscando información en fuentes ocultas.

Maldiciones de Impureza sexual incluye: adulterios, fornicaciones, lujuria, abortos, perversiones, prostitución, homosexualismo, lesbianismo, madre solterismo, incestos, abusos sexuales, y toda la impureza en general. Trae separaciones, ruina y destrucción de hogares y sociedades

Maldiciones de Traumas. Por maltratos físicos, sicológicos o abusos sexuales en la infancia. La humanidad está lisiada de amor por el maltrato a los niños en las generaciones. Estas maldiciones traen problemas mentales, adicciones, ruina, abandono y suicidios

Maldiciones de Engaño. Por antepasados que fueron mentirosos, que practicaron el engaño y engañaron a otros, dejando que el espíritu de engaño los guiará. Esta maldición trae ruina material y espiritual y no deja avanzar las generaciones

Maldiciones de Muerte. Por derramamiento de sangre en las generaciones; antepasados que fueron violentos, asesinos que hicieron correr la sangre de su prójimo. Esta maldición trae muertes y ruina en las generaciones

Maldiciones de envidia. Antepasados envidiosos y codiciosos de los bienes ajenos. La envidia entra por el rechazo y el ocultismo principalmente; es la causante de que mucha humanidad viva en desgracia.

Maldiciones de Pérdida de la fe (Apostasía). Entran estas maldiciones por el ocultismo, la idolatría, especialmente al dinero. Traen ruina material y espiritual

Maldiciones de Ruina. Entran en las generaciones por prácticas de ocultismo, por visitar brujos, por avaricia, por juego y despilfarro de los bienes; también entran por maldiciones ancestrales e impurezas sexuales, especialmente adulterio y prostitución.

Maldiciones de Apego. Entran estas maldiciones por el apego a los hijos, familiares o cosas materiales. Esta maldición es la causante de que muchas almas no puedan irse de este mundo y vaguen por los lugares celestes sin encontrar paz, ni descanso.

Hijitos, estas son las maldiciones y ataduras más comunes en las generaciones, para que comencéis a liberarlas de vuestro Árbol Genealógico Paterno y Materno, con las Santas Misas (33); a las cuales debéis de asistir sin llegar tarde ni faltar a ninguna de ellas, porque son Eucaristías de liberación de antepasados y difuntos. Hijitos, os recuerdo que en cada familia, Dios ha puesto un instrumento y es ese instrumento, el que debe de encargarse de orar y liberar el árbol genealógico.

Os regalo pues esta bendición mis niños a través de este mensaje, para que lo pongáis en práctica y os liberéis vosotros, liberéis vuestros antepasados y difuntos y liberéis a vuestras generaciones futuras, de todas estas maldiciones que os han tenido estancados material y espiritualmente. Dios y esta Madre os amamos y queremos siempre el bien de nuestros hijitos.

Que la Paz de mi Señor, permanezca en vosotros.

Os Ama Vuestra Madre, María Rosa Mística.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, hijitos de mi Corazón

¡HIJOS PREDILECTOS, NO MÁS LAICOS REPARTIENDO MI CUERPO Y MI SANGRE, OS LO PIDO DE CORAZÓN!

AGOSTO 29 2017 9: 40 A.M.

LLAMADO URGENTE DE JESÚS SUMO Y ETERNO SACERDOTE A SUS PREDILECTOS

Mi paz sea con vosotros, mis amados hijos predilectos.

Hijos míos, la soledad de mis Sagrarios es una afrenta a mi Divinidad; ¡qué sólo me encuentro! ¿Quién puede venir a consolarme? Cada día la apostasía se acrecienta más; mis tabernáculos en muchas de mis Casas son profanados por manos que no están consagradas por el Ministerio Sacerdotal. Me duele y entristece ver a tantos de mis hijos laicos, profanar mis utensilios sagrados, especialmente el Cáliz donde me encuentro espiritualmente. ¡Hijos laicos, vosotros no sois dignos de ejercer el Ministerio Eucarístico!

¡Me duele y entristece ver como vosotros me tomáis en vuestras manos, que no son dignas para tocarme! Muchos vivís en pecado y lleváis meses sin confesión ni reparación, porque según muchos de vosotros, ya estáis purificados. La inmensa mayoría de vosotros, camináis con la soberbia y la prepotencia, la cual se refleja en vuestros rostros.

¡Oh, cómo me ultrajáis a diario, ministros de la eucaristía! Una vez más os digo: Vosotros no sois dignos de tocarme, ¡Noli me Tangere! no me toques. Vuestras manos no están consagradas por el Ministerio Sacerdotal; no os hagáis reos de culpa, no aumentéis más vuestras ataduras. En verdad os digo: De la forma como me tratéis, así también seréis tratados cuando os presentéis ante Mí.

Hijos Predilectos, ¡parad ya este ultraje a mi Divinidad; no permitáis más que mis hijos laicos me sigan ultrajando! Sois vosotros y no ellos, los que debéis ejercer el Ministerio de la Eucaristía. A vosotros mis Sacerdotes os elegí y consagré, para que ejerzáis el Ministerio Sacerdotal y seáis los Pastores de mi Rebaño; entonces, ¿por qué no cumplís con vuestro deber? ¡Oh, pastores infieles, si no remediáis y reparáis por este ultraje a mi Divinidad, os aseguro que cuando os presentéis ante Mí, os diré: ¡No os conozco!

Acordaos, al que mucho se le da, mucho se le exigirá; a vosotros os llamo amigos; entonces, no me defraudéis con vuestra actitud. Pensad por un momento que mañana cuando lleguéis a la eternidad, lo que os está esperando es mi Tribunal Supremo, el cual juzgará vuestro Ministerio Sacerdotal, conforme a mi Doctrina y Evangelio. Si la sentencia es condenatoria, sabed que Yo, Jesús Sumo Y Eterno Sacerdote, no os daré la cara, si no la espalda. Y ya sabéis vosotros, el lugar que os espera. Recapacitad pues mis Predilectos, no me ultrajéis más, permitiendo que mis hijos laicos sigan profanando mi Divinidad; porque sus ultrajes, son azotes que desgarran mi Cuerpo y hacen brotar mi Sangre. ¡Hijos Predilectos, no más laicos repartiendo mi Cuerpo y mi Sangre, os lo pido de Corazón!

Mi paz os dejo, mi paz os doy.

Vuestro Amado, Jesús Sumo Y Eterno Sacerdote

Dad a conocer mis mensajes a todos mis Predilectos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: